Stephen Sumerlin, Noria Corporation. Traducción por Roberto Trujillo Corona, Noria Latín América

Para que un programa de lubricación completo y adecuado funcione de manera eficaz y proporcione el mayor retorno de la inversión, se debe considerar todo el proceso de lubricación, desde la recepción hasta la aplicación.

A través de este proceso, se pierden oportunidades para aumentar la productividad y confiabilidad de la maquinaria y maximizar los retornos de la inversión en un programa de lubricación diseñado profesionalmente. Una de las oportunidades perdidas más importantes y costosas es el almacenamiento y la manipulación adecuada del lubricante.

Muchas instalaciones desconocen el peligro que crean las prácticas inadecuadas de almacenamiento y manipulación de lubricantes y el destino inevitable al que pueden conducir en términos de confiabilidad y ciclo de vida de la maquinaria. La lubricación adecuada no se trata solo de la cantidad correcta, en el momento correcto, en el lugar correcto, sino también de mantener los lubricantes limpios, secos, frescos y debidamente identificados.

A continuación, se ofrecen algunos consejos que le ayudarán a delinear las mejores prácticas para el almacenamiento y manejo adecuados de los lubricantes:

1. Diseño y requisitos del cuarto de lubricación

Un cuarto de lubricación correctamente diseñado debe ser funcional, seguro y expandible, y debe proporcionar todos los requisitos de almacenamiento y manipulación necesarios para la instalación. El diseño del cuarto de lubricación debe permitir la máxima capacidad de almacenamiento sin que esto signifique el almacenamiento de demasiado aceite y grasa a granel. Limitar la cantidad de almacenamiento de grasa y aceite a granel permitirá que los aceites almacenados se utilicen de manera oportuna.

Algunas características clave a considerar son una puerta con acceso limitado, que permitirá registrar cuándo un técnico de lubricación entra y sale del cuarto; área definida para el ingreso de lubricantes nuevos; registro de todas las entradas de lubricantes nuevos; facilidades para la filtración de los lubricantes almacenados; proporcionar los dispositivos de seguridad adecuados; designar suficiente espacio en el piso para armarios de almacenamiento a prueba de fuego para resguardar contenedores de relleno, bombas y pistolas de engrasar, etc.; considerar la inclusión de un escritorio y una computadora para realizar un seguimiento del inventario, muestreo, filtración, recepción, etc.

También es una buena idea tener un área de almacenamiento separada para almacenar contenedores a granel, tambores, baldes, etc.

Figura 1. El diseño y la funcionalidad adecuados son imprescindibles al diseñar un cuarto de lubricación.

Figura 1. El diseño y la funcionalidad adecuados son imprescindibles al diseñar un cuarto de lubricación.

Figura 2. Los accesorios adecuados juegan un rol importante en un cuarto de lubricación.

Figura 2. Los accesorios adecuados juegan un rol importante en un cuarto de lubricación.

2. Almacenamiento de aceite a granel

La primera área de un sistema de almacenamiento y manipulación de lubricantes que requiere atención es el almacenamiento a granel. Ya sea que se almacenen lubricantes en un tanque de 10,000 galones o en tambores de 55 galones, es muy importante asegurarse de que la calidad de los lubricantes no se vea afectada por la contaminación o la sedimentación de aditivos. Para ayudar a garantizar que los lubricantes se mantengan en óptimas condiciones, se debe determinar cuánto lubricante se debe almacenar a la vez.

Para ayudar en este proceso, se pueden emplear ciertos pasos, tales como:

  1. Determine la tasa de consumo de lubricante. El consumo variará mucho según la industria y el tipo de equipo. Para garantizar que se almacenen las cantidades adecuadas de lubricantes en una instalación, se debe determinar la tasa de consumo. Son muchos los factores que contribuyen, que van desde fugas hasta drenados y rellenos en exceso.
  2. Determine la capacidad de almacenamiento de lubricante. La capacidad de almacenamiento de lubricante requerida depende del consumo, pero a menudo hay muy pocos o demasiados lubricantes almacenados al mismo tiempo. La capacidad de almacenamiento adecuada debería maximizar la vida útil, pero permitiendo que se almacene un cierto porcentaje en exceso de lubricantes críticos para situaciones de emergencia.
  3. Determine el tiempo de respuesta del proveedor de lubricantes. Este debe ser una métrica que se utilice para ayudar a determinar la cantidad de lubricantes almacenados. Si hay un intervalo de tiempo corto entre las entregas, se pueden almacenar menos lubricantes en sitio, pero si hay un intervalo de tiempo prolongado entre las entregas, la cantidad de lubricantes almacenados en sitio debe tenerlo en cuenta.
Figura 3. Un área de almacenamiento a granel grande debe requerir la misma atención que las áreas más pequeñas, construidas para garantizar que el lubricante no se contamine o se presente sedimentación de aditivos.

Figura 3. Un área de almacenamiento a granel grande debe requerir la misma atención que las áreas más pequeñas, construidas para garantizar que el lubricante no se contamine o se presente sedimentación de aditivos.

Una vez que se han determinado la tasa de consumo y la capacidad de almacenamiento, se debe decidir qué tipo de contenedores de almacenamiento se utilizarán. El contenedor de almacenamiento de las dimensiones correctas es un reflejo directo de la tasa de consumo y la capacidad de almacenamiento. Si se determina una tasa de consumo grande, un tanque de almacenamiento a granel grande puede producir los mejores resultados, pero si se determina una tasa de consumo baja, un sistema de almacenamiento montado en un bastidor o tambores de 55 galones pueden producir los mejores resultados.

Para instalaciones más pequeñas que tienen una tasa de consumo pequeña, el almacenamiento en tambores o baldes puede ser la mejor opción.

3. Recepción de aceite nuevo

A menudo, las técnicas de recepción inadecuadas no hacen más que promover mayores riesgos de ingreso de contaminación, mezcla de lubricantes, etc. Deben existir procedimientos adecuados de recepción por escrito para asegurar que se mantenga el más alto nivel de consistencia y limpieza.

Las técnicas de recepción adecuadas deben incluir la filtración de los aceites entrantes. Muchas veces, los aceites nuevos pueden estar más sucios que el nivel de limpieza objetivo de partículas definido. Es decir, si define su nivel de limpieza objetivo de partículas y gasta tiempo, dinero, mano de obra, etc., para lograr estos niveles de limpieza del lubricante en servicio, lo último que desea hacer es contaminarlo con aceites nuevos “sucios”.

4. Control de calidad

Se debe verificar el control de calidad de los lubricantes entregados por los proveedores de lubricantes para garantizar que se entregue el producto correcto y que la limpieza del lubricante entregado esté a la altura de los niveles actuales de limpieza de partículas y humedad objetivo.

Para ayudar a garantizar que sus lubricantes cumplan con sus estándares, el uso del análisis de aceite es una herramienta poderosa y revelará lo siguiente:

  1. Calidad de los aceites base (bases lubricantes)
  2. Calidad y concentración de aditivos
  3. Propiedades de desempeño del lubricante
  4. Propiedades de desempeño del espesante (grasa)

Eche un vistazo a por qué y cómo analizar aceites nuevos para obtener más información.

Los resultados del análisis de aceite y otras variables de aseguramiento de calidad, como contenedores dañados, contenedores oxidados y cualquier otro problema de calidad, deben estar bien documentados y catalogados.

Los elementos a tener en cuenta en la fase de documentación son:

  1. Fecha de entrega y fecha de toma de la muestra de aceite
  2. Resultados de la inspección de los contenedores de lubricante
  3. Etiquetas que muestran los resultados de las pruebas de análisis de aceite
  4. Lista de verificación detallada para el muestreo
  5. Descontaminación periódica con filtración

5. Presencia de lubricantes mezclados o contaminados

Cualquiera que sea el contenedor de almacenamiento que se elija, es mejor filtrar el aceite nuevo mientras se rellena; si lo hace, reducirá la cantidad de contaminantes que provienen del aceite nuevo. También se debe realizar una filtración y agitación periódicas para mantener ciertos niveles de limpieza ISO y evitar la sedimentación de aditivos.

La filtración periódica es una buena práctica para garantizar que se utilice aceite limpio y fresco para realizar rellenos y cambios de aceite. Hay dos métodos principales para la filtración de aceites almacenados a granel: sistema de filtración con tubería rígida o carro de filtración. El sistema de filtración de tubería rígida funciona mejor junto con un sistema montado en un bastidor.

La filtración periódica para el almacenamiento en tambor también es fácil con el uso de un carro de filtración una vez que los tambores están equipados con conectores rápidos. No importa cuán grande o pequeño sea el contenedor de almacenamiento, la descontaminación periódica debe ser una prioridad para mantener la calidad del lubricante almacenado.

6. Opciones de despacho de aceites almacenados

Cuando el aceite almacenado se transfiere del sistema de almacenamiento a granel al contenedor de relleno, es mejor filtrar el aceite al despacharlo. Esto se puede hacer muy fácil usando un sistema de filtración con tubería rígida y un sistema de almacenamiento montado en un bastidor equipado con boquillas de despacho dedicadas.

Cada contenedor debe estar equipado con un respirador, una mirilla, filtro de aceite, etiqueta de identificación del lubricante, accesorios de conexión rápida y línea de despacho dedicada. Este sistema ayudará a garantizar que los lubricantes estén en condiciones óptimas cuando se necesiten y que se dispense el producto adecuado para la aplicación.

Si usa tambores de 55 galones, se pueden equipar con accesorios de conexión rápida, una bomba manual con filtro de aceite en línea, un respirador de aire y una mirilla de inspección de nivel para lograr el mismo objetivo.

El despacho incorrecto de aceites nuevos en los contenedores de relleno es una de las principales causas de contaminación auto inducida. Se deben utilizar técnicas y herramientas adecuadas para garantizar que su aceite nuevo filtrado se transfiera al contenedor de relleno con una exposición mínima a las condiciones atmosféricas. No utilizar las técnicas adecuadas aquí podría ser una pérdida de tiempo para los esfuerzos de filtración, almacenamiento y limpieza del lubricante en servicio.

7. Rellenos, vaciado y llenado de precisión

Una vez que el sistema de almacenamiento a granel está configurado correctamente, se debe considerar el método para transportar el aceite y las máquinas de relleno. Para la aplicación de pequeñas cantidades de aceite, el mejor método es utilizar un recipiente de relleno adecuado, que esté sellado contra la entrada de contaminantes del medio ambiente, que tenga una boquilla incorporada, una bomba manual, etc.

Si se toman atajos en esta etapa, se habrá desperdiciado todo el tiempo y esfuerzo dedicados a construir y diseñar el sistema de almacenamiento a granel y asegurar la calidad del aceite con filtración. Con demasiada frecuencia el aceite está altamente contaminado desde el momento en que se dispensa en el contenedor de relleno hasta el momento en que se aplica a la máquina.

Figura 4. Maneras comunes en que el aceite puede contaminarse

Figura 4. Maneras comunes en que el aceite puede contaminarse

El uso de contenedores de relleno lavables y reutilizables permite una fácil limpieza y mantenimiento. Por lo general, los contenedores de relleno no herméticos, reutilizados de otros productos, introducen grandes cantidades de contaminación en el sistema, lo que podría contrarrestar cualquier esfuerzo de exclusión o remoción de contaminantes, y también puede tener un efecto en la contaminación cruzada del lubricante.

Para relleno de reservorios de grandes volúmenes, como cajas de engranajes, depósitos de sistemas de lubricación por circulación, etc., el uso de carros de filtración es el método preferido para transferir el aceite nuevo desde el contenedor de almacenamiento a la máquina.

8. Almacenamiento adecuado del contenedor de relleno y la pistola de engrasar

El almacenamiento de contenedores de relleno, pistolas de engrasar, toallas de limpieza, etc., es otro paso importante para garantizar que no se introduzcan contaminantes en los lubricantes como resultado de una limpieza deficiente. Estas herramientas deben tener sus propios gabinetes de almacenamiento dedicados a prueba de fuego para facilitar el acceso y la organización.

El almacenamiento de grasa es más simple que el almacenamiento de aceite, pero tampoco debe pasarse por alto. Los cartuchos, baldes y tambores de grasa abiertos son imanes para atraer contaminantes del aire, como pelusa y polvo. Una buena práctica es proteger los cartuchos de grasa usados ​​que se reutilizarán dentro de contenedores herméticos y lavables. Cada uno de estos contenedores contendrá un cartucho de grasa y permitirá la exclusión de contaminantes.

Los tambores de grasa abiertos ​​tienen un riesgo aún mayor de contaminación. Estos tambores a menudo se abren y se usan durante un período de tiempo más prolongado, lo que genera más y más oportunidades de entrada de contaminantes si no usa una unidad de despacho de grasa sellada, por ejemplo, una bomba neumática para tambores de grasa para el relleno de las pistolas de engrasar.

Algunos de los mejores métodos para la exclusión de contaminantes es usar cubiertas de plástico con Velcro o tapas a presión. El uso de estos dispositivos de exclusión de contaminantes mantendrá la grasa más limpia y prolongará su vida.

Las pistolas de engrasar deben almacenarse en un ambiente limpio, seco y controlado. Son herramientas de precisión que hay que cuidar para que proporcionen el máximo grado de precisión y confiabilidad. Las pistolas de engrasar deben limpiarse e inspeccionarse periódicamente para comprobar que funcionan correctamente y se debe realizar una calibración anual.

Esta calibración asegurará que se siga dispensando el mismo volumen de grasa por disparo que cuando la pistola era nueva. El mejor método para la calibración de la pistola de engrasar es utilizar una balanza digital para medir la cantidad de grasa que se dispensa con cada bombazo.

Figura 5. Las herramientas de lubricación deben almacenarse en un armario de almacenamiento a prueba de fuego para facilitar el acceso y la organización.

Figura 5. Las herramientas de lubricación deben almacenarse en un armario de almacenamiento a prueba de fuego para facilitar el acceso y la organización.

9. Ciclos de vida y vida del lubricante en almacenamiento

Tanto para el aceite como para la grasa, se debe conocer su respectiva vida útil. Exceder la vida útil definida por el fabricante de equipo original (OEM, por sus siglas en inglés) puede inutilizar el producto o afectar gravemente su desempeño. Por esta razón, es mejor utilizar el método “Primero en entrar, primero en salir” (PEPS o FIFO).

Este método simplemente requiere que el profesional de mantenimiento use primero los lubricantes más antiguos en el sistema de almacenamiento y al final los lubricantes más nuevos. Esto ayudará a asegurar que los lubricantes no excedan accidentalmente su vida útil recomendada. Lea  Límites de vida útil de almacenamiento de lubricantes para más detalles acerca de esto.

Como se mencionó anteriormente, los límites de almacenamiento de los OEM deben considerarse al almacenar grasas y aceites. La Tabla 1 describe los límites máximos de almacenamiento para diferentes tipos de grasas y aceites.

Tabla 1. Límites máximos de almacenamiento

Tabla 1. Límites máximos de almacenamiento

NLGI recomienda los siguientes pasos para las mejores prácticas de almacenamiento de grasa:

  1. Almacene la grasa en un área interior fresca y seca donde la contaminación en el aire sea mínima.
  2. Utilice primero el recipiente más antiguo
  3. Mantenga los recipientes bien tapados
  4. Limpie los bordes del recipiente antes de abrirlo para evitar la entrada de suciedad.
  5. Cuando sea necesario, la grasa debe llevarse a una temperatura de despacho satisfactoria justo antes de ponerla en servicio.
  6. Limpie las herramientas para manipular la grasa (como espátulas, bombas de relleno de pistolas, etc.)
  7. Cuando un recipiente se ha vaciado parcialmente y el resto no se usará inmediatamente, deben llenarse con grasa todos los espacios vacíos dentro de la grasa restante y la superficie debe nivelarse y alisarse.
  8. Almacenar los cartuchos de grasa (tubos) en posición vertical, con la tapa extraíble hacia arriba (ref. NLGI)

10. Etiquetado e identificación

El etiquetado de lubricantes es un aspecto del almacenamiento y la manipulación que a menudo se pasa por alto. El etiquetado es tan crítico como la filtración periódica y sin un etiquetado adecuado es muy fácil que ocurra contaminación cruzada del lubricante. La contaminación cruzada de lubricantes es el resultado de mezclar dos lubricantes diferentes y puede producir un resultado devastador. Esto ocurre con más frecuencia en el equipo de despacho que en el equipo de almacenamiento a granel.

Un sistema de etiquetado puede ser un concepto simple, pero podría resultar difícil de implementar y mantener. Etiquete cada lubricante desde el almacenamiento a granel hasta el punto de lubricación en el que se utilizará. Puede ser un sistema codificado por colores, un sistema de códigos alfanuméricos que muestre datos importantes de desempeño sobre el lubricante o una combinación de ambos.

Cualquier sistema de etiquetado debe garantizar de manera eficiente que se use el lubricante correcto en el lugar correcto y evitar la contaminación cruzada, pero para hacer esto, el sistema de etiquetado debe mantenerse consistente y actualizado con los lubricantes actuales que están en uso y en almacenamiento.

Por ejemplo, el sistema LIS de Noria es una recomendación técnica que denota las propiedades clave de desempeño de un lubricante y las compila en un código alfanumérico.

Una vez determinados estos códigos alfanuméricos, pueden imprimirse e incorporarse fácilmente en un esquema de etiquetado. Hay cientos de posibilidades para los códigos alfanuméricos, por lo que se prefiere un sistema que sea fácil de leer y mantener.

Hacer coincidir los lubricantes almacenados con las máquinas en las que se utilizan debe ser un enfoque principal de su sistema de etiquetado. Debemos ser capaces de identificar correctamente los lubricantes almacenados y también identificar correctamente sus aplicaciones en el campo. Aplicar las etiquetas a los contenedores de relleno, contenedores de almacenamiento de grasa, totes, tambores, etc., es la única forma de garantizar la correcta entrega del producto a la aplicación.