Dave Garner, Dow Corning. Traducido por Roberto Trujillo Corona, Noria Latín América

En el corazón de casi todas las instalaciones industriales están los motores eléctricos, que pueden hacer que los equipos no funcionen si los rodamientos fallan, lo que es más común de lo necesario debido a la tensión resultante de una lubricación inadecuada. Lubricar sus motores correctamente es fácil, pero no exactamente simple. Si no considera todos los factores involucrados, su máquina estará predispuesta a fallas prematuras. Invertir en las herramientas adecuadas es una parte crucial para mantener un programa de lubricación estructurado y abordar todos los factores involucrados.

Causas típicas de falla

Hay varios modos de falla que debe tener en cuenta al realizar el mantenimiento de sus motores eléctricos, aunque las estadísticas muestran que el 50% de las fallas de los rodamientos están relacionadas con la lubricación. A continuación, se muestran algunos modos de falla comunes relacionados con el lubricante:

Pérdida de lubricante

Si el rodamiento no se vuelve a engrasar en el intervalo apropiado con la cantidad adecuada de grasa, o si el aceite se separa del espesante de la grasa por sobrecalentamiento, se puede producir una pérdida de lubricante y de lubricación, contribuyendo a la falla de la máquina. Esta situación ocurre comúnmente cuando los operadores utilizan un programa de reengrasado basado en el tiempo. Si bien el reengrase después de una cierta cantidad de horas de funcionamiento es consistente, generalmente causa más daño que bien debido al hecho de que muchas variables influyen en el momento en que un rodamiento necesita lubricación. Los sistemas de monitoreo por ultrasonido ayudan a detectar el momento adecuado para volver a engrasar, lo que reduce las posibilidades de separación del aceite.

Incompatibilidad de las grasas 

No todas las grasas son compatibles entre sí. Es común pensar que «la grasa es grasa» y rellenar un rodamiento con la primera grasa que pueda conseguir. El uso de un lubricador automático de un solo punto garantiza que solo se use un tipo de grasa de manera consistente. Es importante permanecer con la misma grasa o un sustituto compatible durante la vida útil de un rodamiento.

Grasa incorrecta 

Asegúrese de utilizar la grasa correcta para su aplicación. Algunos diseños y aplicaciones de rodamientos solo necesitan grasa no EP o de uso general, mientras que otros requieren grasa de extrema presión (EP). Si no está seguro de qué tipo de grasa utilizar, consulte al fabricante original del equipo (OEM, por sus siglas en inglés).

Degradación de la grasa

El endurecimiento de la grasa, la descomposición química causada por el calor excesivo y la separación del aceite base del espesante de la grasa son tipos comunes de degradación de la grasa. Por supuesto, el calor excesivo es causado por la fricción, que es causada por una lubricación inadecuada. Mantenga una lista documentada de las tareas de lubricación y elija herramientas de monitoreo de condición que lo alertarán de cualquier posible mal funcionamiento.

Exceso de lubricación

Esto ocurre principalmente con rodamientos abiertos, cuando el exceso de grasa puede causar un aumento de temperatura en los rodamientos debido al batido. También puede ser empujado hacia los devanados del motor y causar sobrecalentamiento y deterioro del aislamiento eléctrico en los devanados. Un cambio beneficioso que puede hacer es cambiar del reengrase manual al automático. El reengrase manual deja mucho margen para errores humanos, mientras que el automático proporciona la precisión necesaria para lubricar de forma óptima los rodamientos.

Reengrase

Si elige métodos de reengrase manual, los procedimientos juegan un papel importante en la prevención de fallas en los rodamientos. Seguir pasos de reengrase estrictos en la secuencia correcta ayuda a minimizar las fallas:

  1. Reengrase el rodamiento mientras el motor esté funcionando y caliente, o después de que el motor se retire del servicio y la grasa aún esté caliente. En condiciones típicas de operación la grasa es menos viscosa.
  2. Asegúrese de que la pistola de engrasar contenga el lubricante adecuado para el reengrase de los rodamientos.
  3. Limpie las áreas alrededor de los accesorios de llenado y purga para garantizar que no se introduzcan contaminantes en la cavidad del rodamiento.
  4. Retire el tapón de purga (si lo tiene) para permitir que el exceso de grasa salga del rodamiento.
  5. Mantenga desacoplado el tapón de purga durante el proceso de reengrase.
  6. Con el motor funcionando a la temperatura de trabajo, agregue la cantidad recomendada de grasa, o agregue lentamente hasta que comience a salir por el tubo de purga.
  7. Después de purgar el exceso de grasa, reinstale el tapón de purga y limpie el exceso de grasa del área.

Después de la instalación, controle el ruido y la vibración del motor para establecer una línea de base. Verifique estas medidas a intervalos regulares; cualquier cambio repentino o significativo debe resultar en una inspección de la lubricación del rodamiento. La temperatura de los rodamientos del motor también es una valiosa herramienta de análisis y se debe monitorear y establecer tendencias a lo largo del tiempo. Una tendencia creciente podría indicar la necesidad de renovar la grasa o que los rodamientos se están engrasando en exceso o que es necesario reemplazar un rodamiento. Finalmente, preste atención a cualquier emisión de ruido de alta frecuencia (ultrasónica) o nivel de vibración porque puede ser un signo de problemas de lubricación de los rodamientos.

Independientemente de las herramientas y la tecnología que elija utilizar, el mayor secreto para el éxito de la lubricación es la mentalidad. Reestructurar su mentalidad de reactivo a preventivo le ayudará a detener los problemas antes de que comiencen, lo que beneficia a todos, desde los operadores hasta los gerentes de planta.