Noria Corporation. Traducción por Roberto Trujillo Corona, Noria Latín América

En la industria actual, todos escuchamos cosas similares acerca de mantener limpios, frescos y secos los lubricantes en servicio. Pero ¿qué pasa con los lubricantes que aún no están en servicio? Esos lubricantes son igual (si no más) importantes de mantener limpios. En muchos sentidos, el futuro de sus lubricantes es el futuro de su maquinaria. Así como almacena las piezas de repuesto correctamente para que estén listas para el servicio sin compromiso y en cualquier momento, el almacenamiento de lubricante debe ser una de las principales preocupaciones del programa de lubricación de su instalación. La forma en que una instalación almacena y prepara sus lubricantes para el servicio dice mucho sobre el programa de lubricación de la instalación. En el gráfico Ascend™, el Factor de almacenamiento y cuarto de lubricación (R2P) se incluye en el nivel de plataforma de la etapa del ciclo de vida de “Recepción y almacenamiento de lubricante”. Esto identifica a R2P como un factor fundamental para la excelencia en la lubricación.

Lo primero que debe pensar un técnico al recibir lubricantes nuevos es: “¿Cuáles son los procesos de control de calidad para la recepción?” Para los propósitos de este artículo, asumiremos que existen procesos de control de calidad perfectos para que podamos enfocarnos en el cuarto de lubricación y el aspecto de almacenamiento de la recepción del lubricante.

Entonces, ahora que el técnico ha recibido correctamente los lubricantes nuevos, es hora de pensar en almacenarlos correctamente. ¿Pero donde? ¿Quizás en la esquina trasera del patio o en el antiguo taller de mantenimiento? De cualquier manera, simplemente pueden dejarse al aire libre y exponerlos a los elementos del medio ambiente, ¿verdad? Equivocado. Lo crea o no, tales circunstancias son bastante comunes en las instalaciones promedio, pero están lejos de las prácticas de almacenamiento de clase mundial.

Tener un espacio dedicado para almacenar y manipular lubricantes adecuadamente es fundamental para mantener el lubricante listo para el servicio, porque al hacerlo se evita la contaminación y degradación del lubricante. Esto permite que el lubricante no solo funcione mejor durante más tiempo, sino que también permite que la máquina en general funcione mejor, lo que lleva a menos trabajo de reparación, menos tiempo de inactividad y un funcionamiento más ligero. En pocas palabras, cada planta necesita un cuarto de lubricación.

Construyendo un cuarto de lubricación

La construcción de un gran cuarto de lubricación es esencial para un gran programa de lubricación. Piense en el cuarto de lubricación como el cuartel de guerra de su instalación. Aquí es donde ocurre la planificación y la estrategia. ¡Aquí es donde se gana la batalla por las mejores prácticas de lubricación! El cuarto de lubricación también es bueno para otras tareas relacionadas con la lubricación, como inspeccionar filtros de aceite o rellenar, almacenar y limpiar recipientes herméticos y rellenables. Todo comienza con el cuarto de lubricación o el espacio de almacenamiento de lubricante; el tamaño del cuarto depende principalmente del tamaño de la planta y la cantidad de activos lubricados, pero existen algunos requisitos básicos para un cuarto de lubricación adecuado:

  • Paredes y techo sólidos
  • Espacio bien ventilado
  • Piso de concreto sellado, con acabado antideslizante
  • Pasillos, áreas de trabajo y ubicaciones de equipos claramente marcados
  • Control de clima y humedad (deshumidificadores, sistemas de secado al aire, etc.)
  • Medidas de seguridad implementadas (por ejemplo, botiquines de primeros auxilios, extintores de incendios o sistema de extinción de incendios, estación de lavado de ojos y rutas de evacuación bien ubicadas).
  • Mesa de trabajo
  • Estación informática para tareas de lubricación y mantenimiento e inventario
  • Ambiente limpio y ordenado

Ahora que se han establecido los requisitos de espacio, se puede encontrar el verdadero potencial del cuarto de lubricación mediante la utilización constante de las mejores prácticas de almacenamiento y soluciones de manipulación. Necesitará el equipo adecuado para equipar adecuadamente el cuarto de lubricación y prepararse para las necesidades de almacenamiento a corto y largo plazo. Cada instalación debe equipar el cuarto de lubricación para acomodar la cantidad de activos lubricados en la instalación y los requisitos de cantidad de cada uno de los activos. Una lista de trabajo del equipo del cuarto de lubricación para la mayoría de las instalaciones sería:

  • Estantes de almacenamiento para bidones
  • Contenedores de aceite a granel con sistema de despacho
  • Armarios a prueba de fuego para almacenar y organizar grasas y otros contenedores de lubricantes en pequeñas cantidades
  • Rack de almacenamiento o armario para contenedores herméticos y rellenables
  • Carritos de filtración, cada carro de filtración está dedicado a un lubricante para evitar la contaminación cruzada.
  • Recipientes adecuados para disposición de trapos contraminados con lubricante y aceite usado.
  • Equipos parara reacondicionar aceites usados
  • Bombas de transferencia de aceite y grasa
  • Suministros de mantenimiento como trapos, accesorios diversos, filtros de repuesto, rejillas de depósito, materiales absorbentes para controlar derrames, respiradores desecantes, etc.

Todo cuarto de lubricación exitoso también debe tener políticas y procedimientos definidos en caso de derrames, desperdicios, accidentes o cualquier problema inesperado de lubricación. La organización es absolutamente clave no solo para un cuarto de lubricación exitoso, sino para la mayoría de los demás trabajos que realizará un técnico de lubricación. Todas las herramientas y dispositivos de manipulación aplicables deben almacenarse en armarios con puertas. Cada área de almacenamiento en el cuarto de lubricación debe estar marcada específicamente para la herramienta o pieza de equipo que se colocará en ese lugar. Esto ayuda a mantener una organización adecuada y permite un uso eficiente del espacio disponible.

Almacenamiento de lubricante

Grasa: Si bien la grasa se usa ampliamente en la mayoría de las industrias, también es el lubricante más común que se almacena incorrectamente. Almacene el cartucho de grasa verticalmente, con la tapa de plástico hacia arriba. Este método de almacenamiento disminuye la cantidad de sangrado de aceite que puede ocurrir en las grasas, particularmente para el almacenamiento a largo plazo. Estoy seguro de que la mayoría de nosotros ha experimentado la apertura de un gabinete para obtener un nuevo tubo de grasa solo para ver el aceite acumulado en el estante. Esto es el resultado de que el aceite se separa del espesante, dejándolo inutilizable y desperdiciado.

Las pistolas de engrasar que contienen grasa deben almacenarse de manera diferente. Las pistolas de engrasar deben almacenarse horizontalmente para evitar que el aceite se escape por la parte inferior de la pistola. Esto permite que el próximo técnico elija la pistola de engrasar de acuerdo con la etiqueta del lubricante (como una etiqueta LIS) y no tenga que preocuparse por bombear principalmente espesante al componente. Recuerde, el aceite y los aditivos proporcionan lubricación, mientras que el espesante solo ayuda a mantenerlo en su lugar.

Tambores de aceite: Así como la grasa a menudo se almacena incorrectamente, también vemos muchos residuos de aceite en el tambor. Al almacenar tambores, cada instalación debe utilizar el método Primero en entrar, primero en salir, también conocido como PEPS/FIFO. Este método de gestión de inventario ayuda a evitar que los contenedores de lubricante se dejen almacenados durante demasiado tiempo y se pongan en servicio antes de que alcancen el fin de su vida útil. Además, unas buenas prácticas de almacenamiento como esta pueden ayudar a evitar que los contenedores de aceite se adquieran en exceso, se pidan dos veces o en general se desperdicien debido a una serie de otros errores que provoquen un exceso de contenedores y un deficiente control de costos.

Pero, podría preguntarse, ¿cómo es que tener un exceso de lubricante es algo malo? Imagine que el área de almacenamiento de lubricante se llena debido a un pedido excesivo. Ahora quizás los tambores deban guardarse afuera. Si bien esto se puede hacer correctamente, la mayoría de las instalaciones en esta situación no se tomarían el tiempo para proteger adecuadamente esos tambores. Así que allí se sientan, detrás del almacén o en algún otro espacio abierto sin cobertura y expuestos a todos los contaminantes ambientales que la naturaleza puede arrojarles. Pronto, tendrá agua acumulada en la parte superior del tambor. Las temperaturas comienzan a fluctuar, lo que hace que los tambores se expandan y contraigan, para que “respiren”. Cuando el tambor respira, crea un vacío y el agua en la parte superior del tambor se succiona lentamente, incluso si el tapón nunca se abrió. Por supuesto, una vez que se introduce esta agua, comienza a degradar prematuramente el lubricante.

Métodos de mejores prácticas para almacenar tambores de aceite

Interior (preferido)

  • Los tambores deben apilarse horizontalmente y no deben tener estibas de más de dos
  • Los tambores deben almacenarse en estantes de almacenamiento adecuados utilizando PEPS/FIFO para mantener una buena rotación de existencias
  • Si no hay una rejilla de contención de derrames disponible, al menos almacene los tambores horizontalmente con los tapones en las posiciones de las 3 y las 9 en punto
  • Los tapones se mantienen herméticamente sellados, quizás con un respirador desecante de alta calidad adjunto para evitar la contaminación
  • Utilice siempre un filtro o carro de transferencia cuando transfiera aceite

Al aire libre (si es necesario)

  • Proteja los tambores lo mejor que pueda: lona, ​​cobertizo, etc.
  • Coloque los tambores horizontalmente (con los tapones en la posición de las 3 y 9 en punto)
  • Utilice tarimas. Nunca los deje directamente sobre el piso
  • Si los tambores deben almacenarse verticalmente debido a limitaciones de espacio, utilice algún tipo de cubierta y/o incline los tambores para permitir que el agua se escurra.

Sistema de almacenamiento y despacho de aceite a granel: de todas las opciones de almacenamiento de lubricantes, el almacenamiento a granel es la mejor práctica para el almacenamiento de aceite y la prevención de ingreso de contaminantes. Hay muchas empresas diferentes que ofrecen una variedad de estilos para sistemas de despacho de aceite a granel a gran escala. Hay algunas características clave a considerar, en lugar de una marca específica. Para empezar, debe tener un sistema de filtrado y circulación para controlar la contaminación y mantener la salud de los fluidos mientras están almacenados. La elección entre contenedores de acero y contenedores de polietileno depende del presupuesto y los objetivos específicos de cada empresa. La mayoría de los sistemas de dispensación en estas unidades de almacenamiento son similares con un grifo dispensador presurizado y filtrado, contención de derrames incorporada y también ahorran espacio para otros equipos.

Después de considerar estos requisitos de almacenamiento y sala de lubricación, pregúntese: “¿Cómo calificaría su instalación en este factor?” 

Su puntuación en cada factor puede decir mucho sobre cómo va su programa de lubricación en general, cómo se mantiene y, por lo general, dónde es un buen punto de partida para las mejoras prácticas.  El entrenamiento en lubricación también puede ayudar a decidir dónde empezar a mejorar primero. De los diecisiete factores fundamentales en el nivel de plataforma en la tabla de Ascent™, el almacenamiento de lubricante y el cuarto de lubricación (R2P) es uno de los más importantes para el éxito general del programa de lubricación.