Puede inspeccionar visualmente los filtros usados ​​una vez que se retiran de la para ver cómo están. Por ejemplo, ¿se ha dañado el filtro? ¿Están los pliegues agrupados? ¿Vé cortes o daños en los pliegues? ¿Parecen estar debidamente sellados en ambos extremos?

Puede mirar el tubo central del filtro para ver si se ha colapsado o doblado. Busque evidencia de daño mecánico en el núcleo central del filtro.

Figura 1. Inspección de filtro de aceite usado

Figura 1. Inspección de filtro de aceite usado

Siempre querrá asegurarse de que el filtro hizo el trabajo para el que estaba destinado. Si no parece que tenga partículas, tal vez estaba en una condición de derivación. Esto podría estar asociado con un sello que se machucó, o tal vez no haya un sello, por lo que debe verificar si el sello estaba en su lugar y no estaba dañado.

Además, al realizar una inspección del filtro de aceite, verifique si el filtro parece haber sido cambiado a tiempo. Si el filtro tiene una apariencia de lecho de arroyo seco y enmarañado, donde las partículas están aglomeradas en la superficie exterior del filtro, esto podría ser una indicación de que el filtro no se cambió a tiempo.

Figura 2. Apariencia de lecho de arroyo seco en el filtro

Figura 2. Apariencia de lecho de arroyo seco en el filtro

Los productos de degradación del aceite, como el barniz, también pueden aparecer en el filtro. Estos productos de degradación pueden verse en las tapas de los extremos o en el tubo central. Cualquier evidencia de barniz que encuentre en el filtro es una indicación de lo que va a encontrar en el resto de la máquina.

También puede ver lodo escurriendo del filtro, que puede ser de color negro, marrón, manchado o blanquecino. Esta es una señal grave que debe investigarse.

El filtro también debe examinarse para detectar una alta concentración de metal de desgaste. Por ejemplo, puede tener muchas partículas metálicas brillantes que son fácilmente visibles en el filtro. A veces, al hacer pasar un imán a través de la media filtrante puede atraer las partículas ferromagnéticas. Estas partículas pueden inspeccionarse e incluso colocarse bajo una lupa o microscopio.

Otros contaminantes inusuales que se deben buscar pueden incluir chispas de pintura, fibras, material de sellado, partículas de diferentes tamaños y colores, etc. A menudo, en las máquinas que se han abierto para una inspección o reparación, la exposición al ambiente operacional y la atmósfera puede provocar que las partículas entren en el sistema y luego aparezcan en el filtro.

Algunos filtros están hechos de celulosa, que es un tipo de media filtrante de pulpa de madera. Este tipo de papel puede absorber agua. Si ha tenido agua en su sistema, el papel puede estar hinchado o tener una apariencia ondulada.

Figura 3. Partículas sólidas en un filtro

Figura 3. Partículas sólidas en un filtro