Noria Corporation. Traducción por Roberto Trujillo Corona, Noria Latín América

Un lavado generalmente significa la limpieza interna de una máquina con el uso de un fluido como medio de limpieza. Si bien esto parece una tarea sencilla de realizar, pueden surgir problemas para los que debe estar preparado. En caso de duda, puede asociarse con un proveedor de servicios de lavado con experiencia, esa podría ser su mejor opción. Si está listo para abordar el proyecto usted mismo, hay algunos factores que debe considerar cuidadosamente.

Compatibilidad de fluidos

Comprender cómo los aceites que se utilizan interactúan entre sí es fundamental para el éxito de este procedimiento. En la mayoría de los casos, se utilizará un fluido de lavado. Si el fabricante del equipo tiene procedimientos de lavado, se deben considerar durante este proceso.

Se debe buscar un fluido que no reaccione químicamente con el aceite que reemplazará. La incompatibilidad entre estos fluidos puede formar partículas que pueden depositarse en todo el sistema.

De acuerdo con ASTM D6439, un lavado es exitoso cuando «la limpieza de la tubería y los componentes del sistema se obtiene en una cantidad mínima de tiempo y con un mínimo de esfuerzo». Por lo tanto, el objetivo debe ser eliminar de manera eficiente el aceite viejo de manera oportuna y rentable.

Velocidad de lavado

La misma norma ASTM también recomienda una alta velocidad del aceite, al menos dos o tres veces la velocidad normal del sistema, para un lavado de aceite exitoso. Esto es consistente con muchos procedimientos escritos por profesionales sobre este tema. Un lavado verdaderamente de alta velocidad logra un flujo turbulento a través del sistema, eliminando la mayor parte del aceite que queda en los lugares en que acumula. Sin embargo, tenga cuidado, ya que algunos componentes pueden ser demasiado sensibles para un lavado de alta velocidad. Estos componentes deben evitarse y limpiarse por otros medios.

El líquido utilizado para el lavado es otro punto por considerar.

Después del lavado, se debe usar aceite de enjuague para eliminar cualquier fluido de lavado restante. El aceite de enjuague debe ser compatible y tener aproximadamente la misma viscosidad que el aceite que operará definitivamente. Los fluidos y aceites de lavado deben calentarse para maximizar su capacidad de fluir y su habilidad para absorber y disolver contaminantes dentro del sistema.

Procedimientos de lavado adicionales

Se pueden utilizar muchos tipos diferentes de procedimientos de lavado. Los procedimientos de lavado con agua a presión son cada vez más frecuentes. En este tipo de lavado, se usa agua a altas velocidades para rociar el interior de la máquina y de esta manera limpiar y purgar el sistema de aceite y otros contaminantes. Luego se introduce aire comprimido seco y limpio para expulsar el agua y secar el sistema. Luego se introduce el aceite nuevo. Esto, junto con las técnicas de lavado tradicionales, hace que el proceso sea más confiable.

Varias empresas se especializan en el lavado de sistemas complejos. Dependiendo de la complejidad del lavado o de la mano de obra disponible para descargar correctamente un sistema, estas empresas ofrecen una gran alternativa a la utilización de mano de obra en el sitio.

Recuerde, un lavado adecuado es muy importante para la salud y la confiabilidad de una máquina y siempre debe hacerse teniendo en cuenta la sensibilidad de sus componentes.