Noria Corporation. Noria Latín América

“¿Qué condición de operación extrema afecta más a la lubricación: altas temperaturas, bajas temperaturas, vibración excesiva, ambientes polvorientos, etc.?”

El entorno de un sistema de lubricación puede desempeñar un papel importante en su longevidad. Las anormalidades de temperatura, el entorno extremadamente húmedo o polvoriento y el exceso de vibración pueden tener efectos perjudiciales sobre la lubricación. También es bastante común que las máquinas experimenten más de una de estas condiciones a la vez. Por lo tanto, siempre considere la ubicación del equipo y las posibles estrategias de mitigación cuando se instala la máquina o al menos cuando se realiza el mantenimiento para ayudar a minimizar el tiempo de inactividad y aumentar la confiabilidad. A menudo se dice que los lubricantes deben mantenerse limpios, frescos y secos. Estas características están influenciadas por ciertas condiciones que tienen el mayor impacto en la lubricación.

Ambientes sucios

La intensa suciedad y los entornos llenos de polvo pueden pesar profundamente en un lubricante debido al alto riesgo de contaminación con partículas, que es la causa principal de fallas en la maquinaria. Este tipo de contaminación ocurre con mayor frecuencia cuando las partículas en el aire o acumuladas sobre la máquina obtienen acceso al sistema de lubricación a través de puertos abiertos y escotillas, especialmente en sistemas con presión negativa. Los estudios han encontrado que la mitad de la pérdida de utilidad de un rodamiento puede atribuirse al desgaste mecánico. Este desgaste, que ocurre a través de la abrasión de la superficie, la fatiga y el desgaste adhesivo, a menudo es el resultado de la contaminación con partículas. Este desgaste inducido por partículas constituye aproximadamente el 80 por ciento de todo el desgaste que ocurre durante la vida útil de la maquinaria.

Temperaturas elevadas

Una temperatura elevada es otra condición ambiental que es motivo de preocupación. Para medir adecuadamente el efecto de este tipo de condición, debe tener un conocimiento general de las características de un lubricante. La viscosidad es la propiedad física más importante de un lubricante. Se puede definir como la resistencia de un lubricante al flujo y al corte, y generalmente está influenciada por una combinación de temperatura, humedad y contaminantes. De estos factores, la temperatura frecuentemente tiene el mayor impacto. Recuerde la Regla de la Tasa de Arrhenius, que establece que una vez que un lubricante ha excedido su temperatura de activación básica, se degradará dos veces más rápido por cada 10 grados C (18 grados F) que aumente la temperatura.

Condiciones húmedas

El equipo que está sujeto a condiciones húmedas también puede experimentar fallas relacionadas con la lubricación. Cuando aparece humedad en los lubricantes, puede tomar tres formas diferentes: emulsionada, disuelta y libre. La forma específica dependerá de la cantidad de humedad, el lubricante y la aplicación. Con el tiempo, la humedad puede afectar la oxidación, la resistencia de la película lubricante y la capacidad de carga, entre otros parámetros.

Exceso de vibración y otros ambientes hostiles

El exceso de vibración, las bajas temperaturas y otros entornos hostiles también pueden afectar la lubricación. Sin embargo, sería mejor para usted enfocarse inicialmente en mantener su equipo limpio, fresco y seco dirigiéndose a las máquinas en áreas polvorientas, a temperaturas elevadas y con la probabilidad de ingreso de humedad, en este orden. Por supuesto, también se debe considerar la importancia de la maquinaria, la gravedad y otros factores. Finalmente, asegúrese de que esté instalado el hardware adecuado relacionado con la lubricación y ejecute con precisión los procedimientos de mantenimiento para reducir la cantidad de problemas que pueden surgir de las máquinas que operan en este tipo de entornos.