Brendan Casey. Traducción por Roberto Trujillo Corona, Noria Latín América

 

La mayoría de los sistemas hidráulicos pueden funcionar con muchos fluidos diferentes, incluido aceite de motor multigrado, fluido de transmisión automática y aceite hidráulico antidesgaste (AW) más convencional. El aceite o fluido que elija dependerá de cuál sea su equipo y de cómo planea usarlo.

Si bien no es posible hacer una recomendación definitiva que cubra todos los tipos de equipos hidráulicos en todas las aplicaciones, hay algunas preguntas clave que debe hacerse al seleccionar un fluido hidráulico.

¿Cuál es el grado de viscosidad correcto?

Elegir el grado de viscosidad correcto (a veces denominado simplemente “grado del fluido hidráulico”) es el factor más importante al seleccionar un aceite o fluido hidráulico. No importa qué tan buenas sean las otras propiedades del aceite si el grado de viscosidad no corresponde con el rango de temperatura de funcionamiento del sistema hidráulico  donde se utilizará.

Si elige incorrectamente el grado de viscosidad, sus componentes hidráulicos se degradarán más rápido de lo que deberían.

Cómo elegir la viscosidad o el grado de aceite hidráulico adecuados

Para elegir el adecuado grado de viscosidad del fluido para su sistema en particular, deberá considerar:

  • Viscosidad inicial a temperatura ambiente mínima
  • Temperatura de funcionamiento máxima esperada, que está influenciada por la temperatura ambiente máxima
  • Rango de viscosidad admisible y óptimo para los componentes del sistema

A continuación se muestran los valores de viscosidad mínimos permisibles y óptimos típicos para diferentes tipos de componentes hidráulicos.

Tabla 1. Valores mínimos típicos de viscosidad para componentes hidráulicos

Cuando usar un aceite hidráulico multigrado

Si se requiere que el sistema hidráulico funcione en temperaturas bajo cero en invierno y condiciones tropicales en verano, entonces es probable que se requiera aceite multigrado para mantener la viscosidad dentro de los límites permitidos en un amplio rango de temperaturas de operación.

Si la viscosidad del fluido se puede mantener en el rango óptimo, típicamente de 25 a 36 centistokes (cSt), se maximiza la eficiencia general del sistema hidráulico (se da menos potencia de entrada al calor). Esto significa que, en determinadas condiciones, el uso de un multigrado puede reducir el consumo de energía del sistema hidráulico.

Para los usuarios de equipos hidráulicos móviles, esto se traduce en un menor consumo de combustible.

Existen algunas preocupaciones cuando se utilizan fluidos multigrado en sistemas hidráulicos. Los mejoradores de índice de viscosidad (MIV) utilizados para fabricar aceites multigrado pueden tener un efecto negativo en las propiedades de separación de aire del aceite.1

Esto no es ideal, particularmente en sistemas hidráulicos móviles que tienen un depósito pequeño con características de desaireación deficientes. Las altas velocidades de cizallamiento y las condiciones de flujo turbulento que a menudo se presentan en los sistemas hidráulicos destruyen los enlaces moleculares de los MIV con el tiempo, lo que resulta en una pérdida de viscosidad.

Al seleccionar un fluido multigrado o de alto índice de viscosidad, se recomienda que los valores de viscosidad mínimos permisibles de los fabricantes de componentes hidráulicos (Tabla 1) se incrementen en un 30 por ciento para compensar el cizallamiento del MIV. Este ajuste reduce la temperatura operativa máxima permisible que de otra manera sería permisible con el aceite seleccionado y por lo tanto proporciona un margen de seguridad para la pérdida de viscosidad a través del cizallamiento del MIV.

Cuando utilizar un aceite hidráulico monogrado

Si el sistema hidráulico tiene un rango de temperatura de funcionamiento estrecho y es posible mantener una viscosidad óptima del fluido usando un aceite monogrado, se recomienda no usar un multigrado por las razones mencionadas anteriormente.

Utilice estos factores, junto con otras consideraciones de viscosidad , para ayudarlo a tomar la mejor decisión para sus necesidades.

¿Mi líquido hidráulico debe usar un detergente?

Los fluidos HLP-D por DIN 51524 son una clase de fluidos hidráulicos antidesgaste que contienen detergentes y dispersantes. El uso de estos fluidos está aprobado por la mayoría de los principales fabricantes de componentes hidráulicos. Los aceites detergentes tienen la capacidad de emulsionar el agua y dispersar y suspender otros contaminantes como barnices y lodos.

Esto mantiene los componentes libres de depósitos, pero también significa que los contaminantes no se depositan, deben filtrarse. Estas propiedades pueden ser deseables en los sistemas hidráulicos móviles, que a diferencia de los sistemas industriales, tienen pocas oportunidades de sedimentación y precipitación de contaminantes en el depósito, debido a su pequeño volumen.

La principal preocupación con estos fluidos es que tienen una excelente capacidad emulsificante de agua, lo que significa que, si está presente, el agua no se separa del fluido. El agua acelera el envejecimiento del aceite, reduce la lubricidad y la filtrabilidad, reduce la vida útil del sello y provoca corrosión y cavitación .

El agua emulsionada se puede convertir en vapor en partes muy cargadas del sistema. Evite estos problemas manteniendo el contenido de agua por debajo del punto de saturación del aceite a la temperatura de funcionamiento.

¿Debo utilizar fluido hidráulico antidesgaste (AW)?

El propósito de los aditivos antidesgaste es mantener la lubricación en condiciones límite. El aditivo antidesgaste más común utilizado en el motor y el aceite hidráulico es el dialquil ditiofosfato de zinc (ZDDP).

La presencia de ZDDP no siempre se ve como algo positivo, debido al hecho de que puede descomponer químicamente y atacar algunos metales y reducir la filtrabilidad. La química estabilizada del ZDDP ha superado en gran medida estas deficiencias, convirtiéndolo en un aditivo esencial para el fluido utilizado en cualquier sistema hidráulico de alta presión y alto desempeño, como los equipados con bombas de pistón y motores.

Una concentración de ZDDP de al menos 900 partes por millón puede ser beneficiosa en aplicaciones móviles.

¿Entiende las recomendaciones del OEM?

Si ha considerado todas las preguntas anteriores, es una buena idea revisar las especificaciones del OEM (fabricante de equipo original).

Puede haber una razón relacionada con la garantía para seguir las recomendaciones del fabricante del equipo. Sin embargo, en algunas aplicaciones, especialmente aquellas con temperaturas extremas u otras condiciones de funcionamiento inusuales, el uso de algo diferente a lo que recomienda el fabricante puede aumentar el desempeño y la confiabilidad del sistema hidráulico.

Si no tiene la capacitación adecuada para tomar esa decisión, es una buena idea  hablar con un especialista técnico, preferiblemente uno que sea neutral en cuanto al proveedor, ya que esto le dará realmente la mejor recomendación para sus necesidades.

Lea más sobre las mejores prácticas hidráulicas:

¿Cómo saber si está usando el aceite hidráulico correcto?

Los siete errores más comunes de los equipos hidráulicos

Cómo combatir las fugas de conexiones hidráulicas

Referencia

  1. Mannesmann Rexroth. ”Fluidos de presión a base de aceite mineral para bombas de paletas, bombas de pistones radiales y bombas de engranajes, así como motores GM, GMRP, MCS, MCR, MR y MKM / MRM”. (RE 07 075 / 07.98), p. 2. 1998.