Noria Corporation. Traducido por Roberto Trujillo Corona, Noria Latin America

2 maneras de resolver problemas de sobrecalentamiento

“Tenemos una máquina hidráulica de fabricación de ladrillos que ha estado operando en nuestra planta durante un mes. La bomba hidráulica se continúa sobrecalentando, aunque tenemos un intercambiador de calor. ¿Cuál podría ser la causa y cuáles serían sus sugerencias para solucionar el problema?”

Hay dos formas de resolver problemas de sobrecalentamiento con las unidades hidráulicas: disminuir la carga de calor o aumentar la disipación de calor. Las ineficiencias debidas a la bomba, las válvulas, las caídas de presión y los actuadores contribuyen a la carga de calor del sistema. Las ineficiencias causadas por tuberías extendidas, fluidos incorrectos y tiempo de trabajo aumentan el calor transferido al aceite. Si el intercambiador de calor no es suficiente para eliminar este calor, se producirá un aumento de la temperatura del aceite.

En las máquinas hidráulicas, el rango superior de temperatura del aceite no debe exceder de 70 a 80 ºC. Una de las principales preocupaciones cuando se acerca a estas temperaturas máximas es la viscosidad del aceite, que puede caer fuera de las especificaciones (más baja de lo requerido). Una vez que se alcanza el límite superior de temperatura, la viscosidad puede ser insuficiente para proteger los componentes de su máquina. Afortunadamente, hay fluidos especializados en el mercado para ayudar en unidades que operan constantemente a temperaturas altas.

También debe tomar en consideración los sellos de la máquina y revisar si pueden soportar temperaturas elevadas y tener en cuenta que, a 80 ºC, un aceite mineral comenzará a degradarse rápidamente.

Al calcular la carga de calor del sistema y conocer la capacidad de enfriamiento, puede determinar si el sistema es estable o inestable. Un sistema inestable es aquel que genera más calor del que el sistema de enfriamiento puede disipar. Si el sistema es inestable, debe decidir qué se puede hacer para solucionar el problema.

Como ya se mencionó, disminuir la carga de calor es una opción, pero esto no siempre es posible. La otra opción es aumentar el enfriamiento. Esto se puede lograr de varias maneras, como comprar intercambiadores de calor más grandes o inspeccionar el intercambiador de calor actual para asegurarse de que funcione correctamente. Además, verifique las temperaturas del agua de enfriamiento dentro y fuera del intercambiador de calor cuando el aceite ingresa y sale. Esto puede revelar cualquier problema de disipación de calor con el intercambiador o el agua de enfriamiento.

Finalmente, verifique el nivel de aceite en el tanque. El aceite recoge el calor a medida que viaja a través del sistema y lo devuelve al tanque para liberarlo. Si el nivel de aceite es demasiado bajo, el aceite no tendrá tiempo suficiente para liberar el calor correctamente y continuará acumulándose.