Una vez que hemos seleccionado el lubricante óptimo para nuestra máquina, se requiere asegurar que el lubricante que se recibe es el correcto y almacenarlo de tal manera que sus características físicas, químicas y de desempeño se conserven inalteradas para que puedan proteger correctamente los componentes de la maquinaria. El establecimiento de una política de control de calidad, administración de inventarios, prácticas seguras y el diseño del área de almacenamiento temporal de los lubricantes y la sala de lubricación permitirán que se mantenga la integridad del proceso.

Todo esto puede ser integrado en su MANUAL CORPORATIVO DE RECEPCIÓN Y ALMACENAMIENTO.

Solicite una respuesta inmediata:

Oscar Trujillo
otrujillo@noria.mx
Tel.: +52 (477) 711 2323 ext. 109
Sin costo en México: 01 800 713 71 04