¿Cuántos lubricantes diferentes tiene en su inventario? ¿Cuenta con una base de datos que identifique la especificación del lubricante para cada punto de lubricación en la planta? Si no puede responder estas preguntas con confianza, es muy posible que su programa de lubricación no sea de clase mundial.

Consolidar u optimizar el número de lubricantes utilizados es parte importante en el diseño y mantenimiento de un programa efectivo de lubricación. Las ventajas de optimizar los diferentes lubricantes son muchas, entre ellas reducir los niveles de inventario requerido, una menor posibilidad de tener problemas de disponibilidad, menos órdenes de compra y menor probabilidad de una aplicación errónea. Además, es posible que los costos del lubricante se reduzcan al comprar menos productos en volúmenes mayores y eliminar algunos productos especiales.

Estrategias para la consolidación de lubricantes

Como diseñador de programas de lubricación, constantemente estoy escribiendo especificaciones de lubricantes y durante este proceso suelo encontrar oportunidades para reducir el tamaño de la lista de lubricantes. Siguiendo este proceso, es posible que encuentre un número de productos superfluos que permitan agilizar sus procesos de compra, almacenamiento y manejo de lubricantes.

Consolidación básica de lubricantes

Para poder optimizar la lista de lubricantes debe estar consciente de qué tipo de producto se usa en cada máquina. Cada planta debe contar con una base de datos de especificaciones de lubricante para cada máquina. Si la planta no cuenta con esto, o si tiene alguna razón para dudar sobre la calidad o precisión de las especificaciones, deberá llevar a cabo una evaluación completa.

Al realizar esta tarea, casi siempre me encuentro con especificaciones incorrectas para una variedad de componentes. Idealmente, esta lista de especificaciones debería ser precisa, con referencia a especificaciones técnicas como el grado de viscosidad de ISO, el índice de viscosidad, las características para prevenir desgaste, etc., en vez de mencionar una marca, es decir, recomendar el uso de un fabricante específico y su producto en particular. Si bien esto puede parecer mucho trabajo, es posible que en algún punto en el futuro sea necesario realizar algún cambio de proveedor de lubricante.

Con una serie de normas técnicas, en lugar de una lista específica de proveedores, es relativamente fácil identificar la selección correcta de productos para cada aplicación, sin necesidad de repetir el estudio completo de lubricantes para toda la planta. Por ahora, supongamos que esta lista ya existe y que las especificaciones son correctas.

El primer paso —y el más fácil— es eliminar productos redundantes al clasificar cada tipo de lubricantes por una especificación técnica genérica, según se indica arriba. Por ejemplo, si la lista establece aceite hidráulico de la marca X para un componente en particular, esta especificación se deberá convertir a un formato estándar, como PAO sintético o ISO 68 AW. Tome la lista de los lubricantes de su inventario y conviértalos utilizando el mismo formato, ya que es común encontrar más de un artículo con la misma clasificación genérica.

Después de identificar los productos redundantes, se debe elegir un artículo por categoría, el cual se aplicará a todas las máquinas con la especificación correspondiente. Si le suena fácil es porque en realidad esto es fácil. La única ocasión en la que podemos desviarnos del proceso es cuando un producto seleccionado no cuenta con la aprobación del fabricante de equipo original (OEM, por sus siglas en inglés), y pueda derivar en problemas con la garantía. No obstante, la mayoría de los problemas se pueden resolver al contactar al OEM y al fabricante del lubricante. Recuerde, que un lubricante específico no se encuentra en la lista de productos calificados no significa que no cumple con los requisitos.

Técnicas adicionales de consolidación

Por supuesto que cuanto más sepa usted sobre el proceso de selección de lubricantes más éxito tendrá al eliminar los productos existentes de su inventario. Si entiende los métodos para determinar los requisitos de viscosidad y aditivos podrá lograr mucho más que con sólo eliminar las redundancias. En muchos casos se pueden eliminar algunos grados de viscosidad o ciertos tipos de productos al entender cuáles son los requisitos reales de la máquina, en lugar de únicamente leer el manual de mantenimiento. Para identificar otros productos que se pueden desechar busque aquellos que se aplican sólo en un número reducido de puntos de lubricación o los que se consideran especialidades.

Es común que máquinas similares de diferentes fabricantes tengan diferentes especificaciones de lubricantes. Si bien puede haber una buena razón para ello, también puede ser una diferencia en opiniones. Un fabricante puede favorecer un grado de viscosidad mayor para proporcionar una menor sensibilidad a la contaminación, mientras que otro puede estar más preocupado por la eficiencia energética, por lo que especifica un grado de viscosidad menor.

Considere el siguiente ejemplo: si una planta tiene 100 bombas del fabricante A que requieren ISO 46 AW (antidesgaste), y 10 bombas similares del fabricante B que requieren ISO 32 AW, es muy posible que el aceite ISO 46 pueda satisfacer ambos requisitos. Se puede realizar un cálculo sencillo utilizando la geometría del rodamiento, su velocidad y temperatura de operación para confirmar o rechazar esta posibilidad.

También es posible intercambiar ciertos tipos de lubricantes o lubricantes que contienen diferentes aditivos. Siguiendo con el ejemplo anterior, si el fabricante de la bomba B requiere un aceite ISO 46 tipo R&O (inhibidos contra herrumbre y oxidación), es probable que el aceite ISO 46 tipo AW pueda utilizarse sin problemas, especialmente si las temperaturas de operación son razonablemente bajas. Ciertamente no estamos abogando por mantener un enfoque casual en la selección de lubricantes, pero una vez que entienda la forma en que funcionan los diferentes lubricantes y aditivos, una simple llamada telefónica al OEM junto con su proveedor de lubricante puede confirmar que esta es una estrategia sólida.

Es importante resaltar que las iniciativas de consolidación de productos nunca deben estar por encima de la calidad de lubricación. Para optimizar verdaderamente el número de lubricantes utilizados sin poner en riesgo la calidad, es importante contar con un claro entendimiento del proceso para definir o revisar las especificaciones de lubricantes de sus máquinas y de lubricación en general. Al recorrer el proceso de definir o revisar las especificaciones de lubricante de sus máquinas y consolidar la lista de productos, escalará otro peldaño en el establecimiento de un programa de lubricación de clase mundial.