5 simples consejos para elegir un contratista de mantenimiento

20 de abril de 2018

image0012 5 simples consejos para elegir un contratista de mantenimientoLarry B. Jordan

En una era en la que ocho de cada diez personas usan las redes sociales para fines personales y comerciales, ¿cómo se puede diferenciar la realidad de la ficción? Personas y empresas no calificadas pueden crear un sitio web que los presente a ellos mismos como expertos de primer nivel. Muchas organizaciones de mantenimiento han contratado a estos “expertos” durante un mantenimiento programado y descubrieron demasiado tarde que los contratistas eran mejores en diseño web que para el servicio para el que habían sido contratados.

La mayoría de las empresas emplean a contratistas por una de dos razones: no tienen tiempo para prestar el servicio o no tienen la experiencia. ¿Cómo puede protegerse de los contratistas que alteran los hechos con su versión de la verdad? Debe comenzar investigando a los contratistas, más allá de Internet.

Pregunte al contratista

Primero, haga venir al representante del contratista y pregúntele acerca de los enunciados que se refieren a las diferencias de la empresa. Si dicen tener un equipo de clase mundial, pregúnteles qué hace que el equipo sea de clase mundial. ¿Cuál es la diferencia con otros proveedores? ¿Cómo llegó a esa conclusión el contratista?

Audite a la compañía

A menos que sea una emergencia, debe haber muchos planes con mantenimiento programado. Los paros programados mayores pueden estar en la planificación de 12 o más meses. Esto le da tiempo suficiente para revisar la empresa en persona. Si es posible, siempre es mejor ver las instalaciones del contratista. La forma en que los contratistas ejecutan la seguridad, la limpieza y la capacitación en sus instalaciones será un reflejo directo de cómo actuarán en la suya.

Pregunte a otras empresas

Si la compañía es de clase mundial, usted no será su primer cliente. Póngase en contacto con otros clientes y no les pregunte solamente si volverían a emplear al contratista; obtenga más detalles: ¿Qué salió bien con el proyecto? ¿Cómo se veía el equipo del contratista? ¿El equipo entró limpio y en funcionamiento? ¿Cómo actuaron los trabajadores/técnicos durante su servicio? ¿Estaban bien informados? ¿Qué cambiaría?

Solicite casos de estudio

Solicite casos de estudio y referencias sobre el desempeño pasado. ¿Cuál es la tasa de éxito del contratista? Esto va más allá que solo completar el servicio, también es importante saber con qué frecuencia cumplieron con los plazos de tiempo comprometidos. ¿Con qué frecuencia el contratista logró cumplir con los criterios de limpieza del fabricante? Cualquier persona involucrada en un proceso de lavado con aceite entiende lo que puede suceder cuando el servicio se ejecuta más allá de la fecha límite. Se invierten semanas en mantenimiento o meses en la construcción solo para que un proceso de lavado con aceite se convierta en el factor de control.

Concéntrese en la experiencia

En caso de duda, concéntrese en la experiencia. Si usted y su equipo no son expertos en el servicio que se está llevando a cabo, traiga a un tercero para realizar las auditorías y supervisar al contratista. Tener a un tercero neutral que facilite la ejecución de los servicios mantendrá a todos honestos. A mi, como experto en lavado de aceite, nunca me molestaron los clientes (o consultores) con conocimientos de lavado (flushing). Me hizo la vida más fácil tener una persona que hablara el mismo idioma. Como contratista, sabía que tenía que estar en la cima de mi juego porque estaba siendo monitoreado, pero también sabía que no tendría que lidiar con expectativas poco realistas.

Por ejemplo, cuando hice para un cliente el lavado de una turbina de vapor de acero al carbono de la década de 1950, me enteré de que el cliente había realizado recientemente un lavado de aceite en una pequeña turbina de gas de acero inoxidable. Las expectativas del cliente eran que el cabezal de retorno de acero al carbono de la vieja turbina de vapor alcanzaría el mismo nivel de limpieza que se obtuvo en las tuberías de suministro de aceite a los cojinetes de la turbina de gas. Esto nunca sería el caso, ni sería requerido por un fabricante. No fue sino hasta que el cliente trajo a un ingeniero de lubricación local, quien con su experiencia apoyó mi razonamiento, que el cliente quedó satisfecho.

Recuerde investigar sobre el servicio que está adquiriendo y rodéese de experiencia. Ningún mantenimiento programado cumplirá al 100 por ciento con la planificación. Siempre se presentarán imprevistos. Involucrar desde el principio a personal experimentado en la materia le permitirá superar cualquier desafío que se le presente.

0 votedvote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>